LA POLACA DELIRANTE (Abril 4)

Una primavera en pañales

 

I. El ataque hacia la CNTE utilizado como recursos para magnificar y modificar, a su imagen y semejanza, una reforma educativa impuesta, con un corte del progresismo de clase dominante. En esto sí, se cansará como ganso el poder ejecutivo al seguir en sus filas una cierta estigmatización del último bastión que lucha por una educación gratuita, inclusiva, con salarios palpérrimos…

II. La 4ta deberá entender que con migajas o retos seguirá siendo lo mismo contra lo que pregona, es una alternativa. La basura, aunque no se vea en la bolsa, sigue siendo un desecho. ¿Lo mismo serán las promesas del ejecutivo?

III. Asesinaron a Samir Flores y los reflectores ahora con Gordillo. El país de las transformaciones parecería que se convierte en las visiones de un maderismo que por ramplón y “bondadosos” quedaron como buenas intenciones en un país de malas costumbres políticas.

IV. Guaidó ni en China, ni la directiva del FMI se reconoce: la tentativa norteamericana vuelve, una vez más, a observar que los intentos de saqueo en Venezuela a favor de una clase social de antaño sigue sin mermar. No vaya siendo que se les aparezca otro Girón de tanto que andan alborotando el avispero, o un Vietnam…

V. Se sacudió Notre Dame y el discurso eurocentrista, posmodernista de una hiperrealidad se hizo presente. Pr ciertos que los objetos se volvieron sujetos de subjetividades paradójicas cuando una batalla importante sobre los derechos humanos yace a cientos de kilómetros ante una sociedad que calla sobre miles de desaparecidxs, casos incontables de feminicidios, explotación laboral y un largo etcétera que arde con mayor desesperación ante memorias ciegas selectivamente.

VI. Alán García mencionó que “No tengo por qué sufrir circos…” y con ello, se autoexculpaba del delito de corrupción que peso durante tantos años en sus hombros. Cosa seria la clase política que prefiere cercenar las posibilidades de reparación y opta por las vías libres. Como siempre lo han hecho. Y una vez más, la justicia, en el plano terrenal se ha quedado como el perro de las dos tortas…

VII. Si la masacre en Minatitlán es un asunto político para desestabilizar el poder ejecutivo actual, sería una miseria de gobernantes, políticos instituciones los que se han de encontrar dirigiendo un país, un partido, una cámara. Que la vida sea un saco de reparación constante es una de las cosas heredadas del capitalismo y su percepción del desecho de la vida sin valor alguno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s