LA POLACA DELIRANTE (Mayo 5)

Fuegos de malestares

 

I. Existen dos problemas en una misma vertiente: implementar un nuevo sistema económico implica luchar contra un sistema que sea enquistado en la memoria, en la cultura de una nación; por otro lado, se trata de aguantar las monstruosidades que hace ese sistema para no morir.

II. El problema tanto para los gobiernos izquierda como los de derecha en tema de desaparecidos y desaparecidas pasa por el hecho de no tener una conciencia clara y real del problema, insensibilidad sobre el tema, nula metodología que permita modificar una realidad que lacera millones de personas y que, bajo sus ojos de tecnocracia, todo es una cuestión de dinero, es una cuestión de canje político.

III. Una contaminación tan grande, tan importante que no deja ver mi siquiera las porquerías que pasan desapercibidas aún si no hay imecas tan altos.

IV. El problema de la contaminación radica también en cuántas concesiones, permisos, regularizaciones se encuentra muchas empresas que no ejercen un ejemplo de seguridad ecológica estable en beneficio de una nación y de su ecosistema.

V. Se cae en la simpleza cuando se culpabiliza de manera fulminante y grotesca a una comunidad o la tendencia de juzgar a las personas sobre los problemas de contaminación, como si sólo de ellos dependiera o naciera una conciencia general y epistemológica del problema. En realidad, su análisis político queda desvalorizado cuando no se observa todas las anomalías estructurales que han permitido que esa cultura hegemónica producida desde el Estado se repita y germine como idea general de lo que debe ser la satisfacción de necesidades materiales en una posmodernidad. Al final la idea de sentirse bien nadie hubiera pensado, sería mortal para el bienestar de la Pacha Mama…

VI. Va pues para los maestros de la resistencia, para los maestros que todos los días a pesar de estar bajo amenaza, de sus condiciones deplorables de trabajo siguen estando en pie de lucha demostrando a todo aparato a todo un sistema, que no importa cuántas defenestraciones hacia su persona reciban, la educación no es un proceso administrativo y se lucha por el mejoramiento y porque la educación sea emancipatoria, crítica, reflexiva, transformadora no a favor de una clase aristócrata, sino del futuro de las vilipendiadas, las olvidadas.

VII. Para hablar de inclusión, para hablar de procesos donde no haya racismo por las preferencias sexuales, por el color de la piel, por la religión, por la forma de hablar, por las formas corporales, se debe de empezar definitivamente por pensar y solamente por pensar que el otro por su otredad merece respeto y después, entonces trabajar en las reglas muy rígidas de pensamiento que no permiten concebir la idea de la diferenciación y participación inclusiva quedando en un lenguaje políticamente correcto pero que los hechos demuestran un racismo total apoyándose bajo el manto de su religiosidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s