DELIRIOS VESPERTINOS (FEBRERO 1)

“Juego pésimo de una clase política de tiempos electorales, demostrando su desdén por la vida de la otredad, de lo sucio, de lo “impío” que se puede limpiar antes de que el gallo cante tres veces. Así el Estado mexicano y su valiente democracia “resolviendo” un rompecabezas gracias (totales) a la organización de la sociedad civil.”

“¿Por quién votar? Se repite de manera constante la misma pregunta: ¿Por el malo conocido antes que pésimo por conocer? Cómo son las cosas; para los candidatos de partidos políticos ser y hacer pueblo es tomarse la foto para hacer creer que se encuentran ubicados en la cotidianeidad de los muchos y pretender empatizar con su mundo para después desechar los “buenos tratos” haciendo lo que disque se hace en tanto se engorda las arcas privadas. Cabría la oportunidad de modificar el votar por le menos peor y botar a la clase política en su generalidad que nomás no picha, cacha o deja batear… ¿A quién botar? …”

“¿Por qué no importa cerrar los ojos? Porque vemos nuevas realidades que vivimos, pensamos, disfrutamos, convivimos. Porque al cerrar los ojos, encendemos los corazones y el halo de conciencia desprende su esencia entre quienes, cerrando los ojos, actuarían con pasión, aún en medio de la tempestad.”

“¿Qué coño venderán los partidos políticos en las próximas elecciones? Es posible que sueños de burbuja, porque proyectos de construcción quedan a cargo de la inversión privada, quienes no pierden su dinero del recreo desde el kínder…”

“Las elecciones son tremendos exorcistas de las buenas costumbres: vuelve santos a los pecadores y los pecadores se vuelven amnésicos en nombre del delirio pronunciado por “un bien mejor …”

“Han volvido lo que se ha dijido desde hace mucho: no basta con querer simular ser, se necesita de su acercamiento de manera constante, honesta, responsable, en el ejercicio de las sumas y restas, donde los menos sumen mejores futuros. No solo basta con dijirlo siempre, lo importante es nuestra memoria histórica de la política y sociedad para no terminar volvido en el mismo cuento de siempre, sin importar el color que sea.”

“Y cuando despertamos, los Shell-gringos volvían por la puerta grande. No cabe duda: la historia se repite como farsa…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s