MIRANDO SOBRE EL HORIZONTE

¿Qué? ¿Dónde estamos? ¿Quién soy? ¿Por qué no veo? ¿Será que he muerto? Pero si muerto ¿Por qué pienso? Tengo recuerdos de una vida pasada. Recuerdo a madre y su mandil sentada en la cocina. Recuerdo a mi padre llegando tarde del trabajo. Recuerdo a mis hermanos y sus vidas como una aventura en todo momento. Recuerdo al viejo perro que me acompañaba al mandado y su recompensa eran esas patas de pollo. Recuerdo mi vida: feliz, alegre, llena de proyectos, de oportunidades, de ilusiones. Era feliz ¡Yo era feliz! Iba a fiestas con mis amigos, buscábamos embriagarnos al compás de la luna; me enamoraba en las horas del crepúsculo, besa bien, bastante bien. Decían de mí, mis besos eran un elixir que cobijaba el frío de la soledad. Sabía besar… Pero no recuerdo cuándo fue eso. Quizás fue un diapasón de una presión arterial que me hace alucinar un evento que no ha existido. Sí, debe ser eso, ¡esto es un sueño!

Pero… ¿Por qué están tan oscuro? Hacia donde volteo una oscuridad total. No alcanzo a distinguir en dónde termina la vida y comienza el suplicio. ¿Y por qué estoy aquí sin nadie más? ¿Acaso me abandonaron? ¿No soy importante para nadie? ¡Es que no hay nadie aquí! No hay nada, no hay nadie. Por un momento pensé visualizar una silueta. No, es el recuerdo de un trago amargo de un momento de mi vida. ¿Acaso ésta es una prueba tuya, Dios? ¡Contéstame! ¿Por qué estoy aquí! ¿Es que acaso soy un deseo blasfemo que debe ser castigado? Es inútil, nadie responderá. En este jodido lugar no se ve nada, no hay nadie, no hay nada. Pareciera que es el limbo, aunque realmente no sabría decirlo, jamás he estado en ese sitio… ¿Aquí también será territorio Telcel? Carajo, no tengo teléfono. Extraño mi teléfono, extraño mis largas platicas por el whats, mis videos de YouTube y mis series que no podré volver a ver.

En realidad, no sé si tengo piernas, no veo, pero tampoco siento… Qué raro, juraría que esa sensación ya la había sentido ¿Podré caminar? Y si puedo ¿Cómo sabré si me muevo? Tengo miedo, tengo mucho miedo. Esto está mal ¿Por qué yo? Nunca me metí con nadie, jamás me metí en otros asuntos que no fueran los míos. Tenía una vida, mi propia vida, mi vida como yo la quería ¿Por qué?

¿Cuánto ha pasado? ¿Un minuto, diez, una hora, una semana, años? No he dormido; me encantaba dormir y desconectarme de todo y de todos. Malditos días cuando tenía que dejar de dormir. Maldigo quien inventó el trabajo y la escuela ¿Para qué carajos me sirve saber sobre homeostasis en estos momentos? Carajo… Tengo hambre. En realidad, siempre tenía hambre, jamás saciaba mi apetito, siempre había más que comer… ¿Por qué yo?

No saldré nunca más a pasear ¡Me encantaba salir a caminar! Amaba ir por la vida viviendo al máximo, disfrutando cada instante. Fantaseaba con comprar una bici aprender a andar en ella y, ya puestos en trabajo, irme de un Estado a otro en mi bici ¡Demonios! ¿Por qué me pasó esto a mí?

¿Será que ya es Navidad? Mierda… me gustaba compartir momentos de felicidad con mis seres queridos, intercambiar regalos, cenar un pavo, o pastel de carne o pozole y después de un par de cervezas tronar cohetes. Amaba disfrutar a mi familia y los abrazos que, aunque no eran muchos en el año, en ese momento se volvían fraternales, cariñosos, sinceros… ¿Por qué nadie me abraza? ¿Por qué me han abandonado?

¿Habrá quien me recuerde? Dios, espero que me busquen, que hallen mi paradero. Nunca le hice o deseé mal a nadie ¿Es esto un castigo? ¡Mamá! ¡Papá! ¡Hermano! ¡Hermana! ¡Abuelo! ¡Abuela! ¿Por qué me han abandonado? No me dejen… Prometo que seré mejor persona… Lo prometo…

No puedo llorar ¿Está mal? Algo me ha pasado, aunque dudo mucho que encuentre un médico en este infierno. No hay otra alma, al parecer, que no sea la mía. La vida se extinguió con la oscuridad. Nunca nadie sabrá que pasó. Jamás sentirán este jodido piso que parece agua. Esta desesperación de salir sin saber hacia dónde ir, hacia donde correr ¿Estoy en el ocaso de mi vida? Me hubiera gustado cambiar, desea hacerlo… necesitaba tiempo, ahora lo tengo, pero nada importa, cuando se entra en el círculo de la desmemoria el pasado es una sátira de comedia que pronto se olvida… Quiero un último beso, pero no encuentro mi boca… Rayos… ¿Mis palabras se escucharon? ¿En realidad se escuchó lo que dije? ¿Por qué estoy aquí? ¿No habrá nadie que venga por mí?

Desearía sentir el tacto de otro cuerpo, que me tocara, sus palabras de aliento “Sí se puede” “falta poco” “lo lamento” “te quiero” ¿Acaso nadie recordará? ¿Nadie alzará la voz por mí? ¿En dónde me encuentro? ¿Quién soy? ¿Cómo era mi rostro? ¿No le haré falta a nadie? En la oscuridad no solo no se ve nada, el frío del silencio es la tempestad de la soledad.

Ayuda… No… olviden… No… callen… No dejen de reír…

 

NO A LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR

ALTO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA

CESE A LA GUERRA SUCIA DEL ESTADO

RESPETO DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES, DE LOS DERECHOS HUMANOS

CESE LA LÓGICA DE LA MUERTE; CESE LA GUERRA SINSENTIDO

NO A LA IMPOSICIÓN DEL FUTURO

SÍ A FAVOR DE LA VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s