DELIRIOS VESPERTINOS (NOVIEMBRE 5)

“Los delirios tienen memoria porque en ella se desmemorizan las naturalidades de lo extraño y se colocan en el diminúsculo mundo de la naturalidad que, paradójicamente se compra en una ganga y se costea entre masas, voces que poco o nada dicen y mucho y nada, prácticamente nada, comprenden. No sabemos si lo que decimos tiene alguna coherente, pero ciertamente que en la incoherencia se ha formado un gran semillero de resistencias.”

“Contaba la abuela el otro día que, era una porquería la suciedad (valga el juego de palabras incomprensiblemente consciente) de las estructuras sociales cuando, ante el asesinato del empresario Adolfo Lagos, director general de Izzi en Teotihuacán, las autoridades ni tardas ni perezosas, emitieron una carpeta de investigación para hacer prevalece la justicia y su peso contra los malhechores. Consternadxs, pensamos que la abuela ora resultaba, se reía del muertito cuando nos tundió con un palo en aquella ocasión que nos reímos con uno de sus delirios denostando contra el chapitas del Eruviel que hasta le dio la mano (ni le seguimos porque cuando se encabrita ni el Cibernético puede con ella). Pero no, su burla era y, ahí perdimos, cuando sopesamos que su risa era en realidad un dolor y rabia interiorizados sabiendo a la justicia mexicana tan predispuesta a ayudar que ha ignorado a cientos de rostros taciturnos que buscan por doquier a sus familiares y el Estado mexicano ha comprendido que la demencia es tan bien, en el mejor de los casos, la podredumbre de una miseria de historia.”

“Los feminicidios son una mancha palpable en a la realidad mexicana difícil de olvidar, más complicado de arreglar. Decía Sandoval Íñiguez que pus era una razón para que les sucediera el cómo iban vestidas y casi casi que sus provocaciones por la vestimenta eran el impulso que desencadenaba los hechos. Falta que la zona eclesiástica recuerde en su conjunto que ha sido bajo su brazo marcial la pérdida de cientos de vidas en nombre de la indiferencia, donde la mujer pasó de objeto a uso en su yugo histórico que, en el miedo de la transformación paradigmática tratan de vender el mismo cuento a una generación nauseabunda de rebobinar viejas historias simples, chaqueteras, bananeras, ignomiosas.”

 

“¿Por qué tanta violencia? ¿Y por qué no? si reporta decenas de ganancias a lo largo y ancho del territorio nacional. Se venden las consecuencias, se compra miedo y se devuelve en una posesión social y económica donde eso que se compró sirve como removedor de actos y memorias dejando para unos cuantos un mercado lucroso de vendimias donde la vida si bien vale, termina por no valer cuando por la vida, las ganancias se multiplican. Como reza ese dicho popular ciertamente dicho “para los pobres, la justicia no existe en el reino de los hombres.”

“Un tratado que es como aquella canción de una bolita que sube y que baja, donde los del norte, los gabachos del gobierno pues, andan arreglando sus uñas para la cacería, afilando sus garras, abriendo el apetito, amenazando constantemente a la presa para una fructífera cacería. Que si el TLC funciona o no a México depende de realidades y subjetividades muy objetivadas que estipulan una reacción hacia la protección de los intereses de clases de una sociedad en tanto sociedad y principios legitima en un discurso de poder establecido bajo la pericia de la manipulación de realidades. Si se negocia sólo queda claro una cosa: el Estado mexicano, desde su inicio fingió como vasallo más que como iguales.”

“11 años de los terribles sucesos de Atenco. 11 años de impunidad, injerencia de fuerzas coercitivas e intimidatorias que hablan sobre toletes y hematomas, en el dialogo de la imposición. El Estado utiliza una desmemorizacion y prepara a cuadros irresponsables, faltos de tacto y de cordura ante las realidades lacerantes en la sociedad. Atenco una vez más demuestra que para conseguir justicia en este país, hay que rascarle la panza al monstruo de los pies de barro para mirar por encima la sátrapa de mentiras que acostumbran a delimitar como una fuente de acción y de estilo de vida, en tanto que, una realidad desde abajo y a la izquierda se basa en el reajuste de tiempos y amores olvidados desde hace mucho tiempo.”

“Marichuy bien puede dar lecciones de pertenencia ante un pueblo heterogeneizado que ve su recorrido como la marcha de las caras que se visibilizan cuando se reconocen en la larga marcha de los pueblos y su historia. Las demás candidaturas políticas o no, tendrán que comprender las modificaciones históricas de acción donde los que importan importan porque importa en tanto que su importancia los ubica en el reconocimiento de cientos de hermanxs que comparten los mismos síntomas de un cuerpo gangrenado por el olvido y la miseria.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s